GUÍA
ONLINE

Entrevista

Knock Out al Gluten

Vincenzo Lizzi es un joven boxeador italiano y  uno de los grandes talentos de su país. Cuando tenía 15 años le diagnosticaron celiaquía, y sin tener conocimiento de lo que significaba ser celíaco, pensó que su carrera deportiva estaba terminada. Siendo un gran boxeador, comenzó una pelea de por vida la cual viene ganando, es un combate de todos los días. A partir de eliminar el gluten  de su alimentación,  su fuerza y resistencia aumentaron considerablemente y la mejoría en su rendimiento lo llevaron a  un ascenso notable en su carrera deportiva.

 

 

Aglutenados: ¿Cómo descubriste que eras celíaco?

Vincenzo Lizzi: Fue de casualidad. Cuando tenía 15 años permanentemente sufría de  insuficiencia de hierro y dolores de cabeza. Mi gastroenterólogo me recomendó que me haga análisis específicos y así fue como descubrí que era celíaco. Para confirmarlo, me indicaron una endoscopía.

 

 

A:  ¿Cuál fue tu reacción al enterarte?

V.L: Estaba triste y enojado. No sabía qué era la celiaquía y pensaba que mi vida estaba arruinada.

 

A:  ¿Qué cambios tuviste que hacer en tu vida diaria?

V.L: Pocas cosas. Simplemente más organización y habilidad en la cocina.

 

A: Previo al diagnóstico, ¿afectó la celiaquía tu rendimiento deportivo?

V.L: Sí bastante. Mi primer título italiano lo gané cuando tenía 13 años. Me sentía como un león, pero de repente comencé a sentirme débil y perdí tres peleas seguidas.

 

A:  ¿Mejoraste a partir de alimentarte  con una dieta sin gluten?

V.L: Si, por supuesto. Mi fuerza y resistencia aumentaron y mi rendimiento mejoró abruptamente. Gané 25 peleas seguidas junto con muchos títulos.

 

A:  ¿Qué significa  para vos el boxeo?

V.L: El boxeo es mi vida. Cuando me despierto a la mañana pienso en boxeo, durante el día pienso en boxeo, antes de irme a dormir pienso en boxeo.

 

A: ¿Te dedicas exclusivamente a boxear?

V.L: No. En Italia los mejores atletas son elegidos para formar parte de un programa llamado The Police para atletas elite. Soy carabinieri,  pero considero como mi trabajo principal al boxeo.

 

A:  Sos un deportista de elite y debes viajar muy seguido, ¿cómo haces para organizarte con la comida LDG en estos casos?

V.L: Compré un calentador eléctrico y mi mochila siempre está llena de comida para celíacos. No puedo arriesgarme a una contaminación. Aprendí que muy pocas personas conocen qué es la celiaquía.

 

 

A:  ¿Tenés alguna dieta especial por tu actividad deportiva?

V.L: Sí. Llevo una dieta hipocalórica. Los boxeadores debemos respetar los pesos por categoría. Yo soy peso medio (75kg), si peso 75,1kg estoy descalificado. A veces tenemos que irnos a dormir sin tomar ni comer nada.

 

 

 

A:  ¿Podés contarnos alguna anécdota interesante relacionada con la celiaquía?

V.L: Sí, en los Juegos Olímpicos de la Juventud mis compañeros pensaban que el secreto de mi fuerza era la comida sin gluten y entonces comenzaron a comer conmigo en mi habitación. Me decían “ojalá nos hagamos celíacos”.

 

A:  ¿Qué le recomendarías a un celíaco?

V.L: Les diría que ser celíaco no es un problema. La vida es igual, inclusive mejor. Siempre la salud antes que nada.

 

 

A: ¿Podrías decirnos cómo se vive la enfermedad celíaca en tu país?  

V.L: Italia es el paraíso para los celíacos. Hay bastantes restaurantes y en cada supermercado o Mini mercado hay comida sin gluten.

 

A: ¿Y los precios de los alimentos sin gluten?

V.L. Son un poco más caros que los masivos; yo recibo del sistema sanitario 110 euros por mes para comprar comida sin gluten. Obviamente que me encantaría que en todos los restaurantes te ofrezcan comida sin gluten, pero creo que sólo es un sueño.

 

 

A.: ¿Cómo vivieron vos y tu familia la pandemia? Espero no hayan sufrido consecuencias graves

V.I.:Lo vivimos relativamente bien. Tenemos la suerte de vivir en una casa grande cerca del mar, así que aunque estábamos encerrados en la casa no tuvimos problemas de espacio y falta de aire. Afortunadamente, ninguno de nosotros ha contraído covid, al vivir en un  lugar pequeño, ha habido pocas infecciones.

 

A.: Y en cuanto al deporte, y a tu rutina de entrenamiento, ¿cómo lo manejaste?

V.I.: Fue un momento difícil. Poco antes del encierro sufrí una lesión y me sometí a una cirugía en plena pandemia. Como  en ese momento todo estaba bloqueado esto afectó mi vida deportiva menos de lo que hubiera afectado en una situación normal.

El gobierno italiano desde mayo de 2020 ha dado la oportunidad a todos los deportistas profesionales de entrenar y por ello hemos conseguido mantener la forma física, en mi caso una vez repuesto de la cirugía.

 

 

A.: Hoy veo que estás de vuelta en el ring,  ¿Ha habido cambios en esto debido a los protocolos?

V.I.:Sí, estoy de vuelta en el ring. Ahora es necesario hacer el hisopado molecular 48 horas antes de la pelea;  el evento se realiza a puerta cerrada y todos somos monitoreados en el hotel donde nos hospedamos. Hay protocolos estrictos pero lo importante es que nos dejan competir.

 

A.: ¿Desafíos para el futuro?

V.I: El 15 de septiembre salgo para Rusia, al campeonato mundial militar y estoy entrenado y decidido a ganar.

 

A: ¡¡Muchas gracias Vincenzo!!  Suerte en Rusia y éxitos en todas tus  próximas  competencias



Copyright © 2022 Aglutenados