GUÍA
ONLINE

Investigación

¿Existen los celíacos en Japón?

Desde Aglutenados hace rato que queremos sumar a Japón a nuestra Sección Internacional que cuenta cómo viven los celíacos en otros lugares del mundo y ayuda a turistas y viajeros a saber cómo manejarse en estos destinos en el caso de tener la posibilidad de visitarlos.

 

La realidad es que no encontramos celíacos en Japón, ni buceando en internet ni a través de conocidos. Seguramente haya algunos pocos diagnosticados y muchos que aún no se enteran de que lo son. La búsqueda online nos llevó a conectarnos con personas que han vivido en Japón o lo han visitado con frecuencia, y la información que amablemente nos aportaron es la que queremos compartir con ustedes.

 

El primer contacto fue con Takashi, a quien llegamos por su emprendimiento en Instagram, @takashi_gf. Él es un diseñador de interiores que me contaba que siempre fue alérgico y no sabía por qué ni a qué. Hace cinco años decidió dejar el gluten y mejoró rotundamente; se considera intolerante o alérgico al gluten, nunca se hizo estudios para ver si es celíaco. Cocina sin gluten y desde su emprendimiento intenta preparar platos típicos japoneses como el ramen (fideos) sin tacc. Según él, el trigo sarraceno (??Soba) es bastante popular en Japón, y no es fácil encontrar platos típicos en su versión sin gluten.

 

 

Gracias a nippon.com dimos con un interesante artículo de Anne Kohtz titulado Las vicisitudes de llevar una dieta sin gluten en Japón, y a partir de ahí logramos contactarnos con ella directamente. Anne es norteamericana y está casada con un japonés a quien conoció durante un viaje en 1993 en el cual ella fue a enseñar inglés. Volvieron a los Estados Unidos y, debido a que su marido no estaba cómodo con el idioma, decidieron vivir en Japón. Anne vivió allí durante veinte años, desde 2001 hasta 2021. Fue a fines de ese año que publicó este artículo. Ahora está nuevamente en los Estados Unidos por trabajo: ella es arquitecta y tiene en Oda, Tsukuba —una localidad a una hora de Tokio—, un emprendimiento gluten free, @mikage_gf. Es parte de un proyecto de una ONG para desarrollar comunidades que han ido perdiendo población, para ayudar a las personas que viven allí, gente grande, a darle vida al lugar. Es un sitio histórico donde antiguamente había un castillo.

 

 

Anne llegó a Japón sabiendo que era intolerante a la lactosa; sin embargo, sus problemas digestivos sólo empeoraron al instalarse allí. Además tuvo abortos, y otros problemas que, luego se dio cuenta, estaban todos relacionados con la ingesta de trigo. Las pruebas de alergia no lograron identificar qué los causaba. Finalmente optó por probar las dietas de eliminación: el segundo alimento que eliminó fue el trigo y a partir de ahí mejoró. Sin diagnóstico, ya que en aquel entonces la celiaquía e intolerancias no eran ampliamente reconocidas en Japón (ahora tampoco, en realidad), siguió su instinto eliminando el gluten de la dieta. Fue así que se quedó embarazada (hoy tiene una hija de dieciséis años), y todo cambió para mejor: sus uñas, su piel, su pelo, su digestión y su estado de ánimo.

 

En Japón el trigo está presente en muchos platos, principalmente por la salsa de soja que lo contiene. Pueden encontrarse salsas de soja sin gluten, pero no son las que habitualmente se usan en restaurantes. En 2015 entró en vigor una ley sobre el etiquetado de alimentos que hizo algo más fácil identificar alérgenos en los productos.

 

Todos los consultados coinciden en que listar los alérgenos no alcanza, ya que sólo está identificado el trigo (además del huevo, soja, frutos secos y otros). No así la cebada, el centeno, la avena, la malta, los almidones modificados y otros productos que podrían tener gluten. Por eso es importante leer las etiquetas, y esa tarea es bastante complicada para quienes no sabemos japonés. Los traductores podrían ayudar, claro. No es imposible, es complicado.

 

 

Personalmente no dejaría de visitar Japón por ser celíaca, pero pienso que hay que prepararse y averiguar todo lo posible antes de partir.

 

Según Anne, los restaurantes de comida india en Japón son los más seguros para los celíacos. Generalmente allí el curry es natural, sin gluten agregado. De todos modos, recomienda consultar siempre.

 

Anne comenta que, si bien en Japón las condiciones de higiene generalmente están garantizadas —lo cual permite confiar en que si la etiqueta no menciona un alérgeno posiblemente no lo contenga por contaminación cruzada—, igual hay que tener cuidado, sobre todo con productos fritos (se come mucho frito allí). E incluso con el sushi: en lugares populares, para abaratar, suelen utilizar vinagre de trigo en lugar del tradicional de arroz.

 

En los supermercados hay una sección de productos en la cual se identifican los alérgenos, y allí es posible conseguir fideos sin gluten, salsa de soja, pero nada especialmente identificado como apto para celíacos. Y a precios bastante elevados. Cualquier fabricante podría poner Gluten Free en un producto y no hay controles para chequear si esto es así, me cuenta Anne.

 

Si bien ella considera que desde hace aproximadamente cinco años, a raíz de las Olimpíadas, el país se ocupó del tema de los alérgenos (etiquetado y campañas) para ser mejores anfitriones, falta todavía mucho. En los profesionales de la salud no hay amplia conciencia de la enfermedad celíaca, y Anne sospecha que muchos japoneses que se ven con problemas de piel y otras dificultades seguramente sean celíacos y no lo sepan.

 

Le comentaba a Anne que me resulta paradójico que, siendo Japón un país avanzado, esté tan atrasado en esta cuestión. Ella me respondió que en cuanto a medicina Japón no es un país avanzado; si ella tuviera un problema grave de salud, sin duda lo trataría en los Estados Unidos. La sociedad japonesa es muy conservadora, enfatiza, le cuestan mucho los cambios.

 

Es posible encontrar platos libres de gluten o incluso algún restaurante gluten free en ciudades como Tokio, Kioto y Osaka. En el interior, claramente es más difícil, comenta Anne. Las tiendas 24 horas son uno de los mejores lugares para comprar alimentos seguros (barrita Soy Joy), puesto que los productos que venden se etiquetan de forma estricta y sistemática. En cambio comida casera, sin etiquetado, es mucho más riesgosa.

 

Desde acá pueden descargar la Carta para Restaurantes en Japonés que explica los cuidados a tener para un plato gluten free.

 

Anne me comentaba que la pandemia provocó el cierre de varios lugares gluten free; ojalá pronto la recuperación y el turismo promuevan la reapertura de algunos, o que nuevos lugares se animen a ofrecer platos sin gluten.

Javi, nuestro otro contacto, es un español experto en Japón ( @japonsecreto): junto con Pilar han visitado el país en varias oportunidades y tienen un blog muy interesante. Allí, entre otros varios contenidos, comparten información sobre cuáles son los principales alérgenos y algunos consejos para identificarlos. Éste es el link:

https://japon-secreto.com/viajar-japon-comida-alergia-alimentaria-intolerancia-vegetariano/2/#Trigo_xiao_mai_komugi

 

Nos cuentan que los fideos SOBA suelen hacerse con trigo sarraceno, pero a veces pueden llevar también harina de trigo, con lo cual no se pueden consumir sin consultar.

 

Además hay otros alimentos que incluyen pequeñas cantidades de trigo, como el té mugicha, la salsa ponzu, el teriyaki y la salsa de la anguila.

 

Javi recomienda tener cuidado con los fritos, ya que normalmente se recubren con panko o con harina, como la tempura. La deliciosa gyoza también se elabora con trigo. Y, aunque no lo parezca, el kanikama (palitos de cangrejo) también se elabora con trigo. ¡Jamás lo hubiera sospechado!

 

En fin, un hermoso y desafiante país para visitar siendo celíacos.

 


Copyright © 2022 Aglutenados