aglutenados.com.ar

HISTORIA DE VIDA


“Descubrir que era celíaca me llevó a los Juegos Olímpicos”

Brooke Stratton es de Australia. Atleta y especialista en salto en largo, olímpica y una de las mejores del mundo. Tiene veinticinco años, y hace cinco que es celíaca. El diagnóstico hizo mejorar sus performances y la llevó a competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.



Aglutenados: Hola, Brooke. Gracias por acceder a esta entrevista con Aglutenados. ¿Podrías contarnos cómo descubriste que eras celíaca?
Brooke Stratton: Desde 2011, y a lo largo de tres años aproximadamente, tuve problemas que me hicieron sentir muy mal.

 A.: ¿Qué tipo de problemas tenías?

B.S.: Me despertaba y no quería hacer nada más que dormir.

A.: ¿Algo habías cambiado en tu vida cotidiana para sentir tanto cansancio?

B.S.: Nada había cambiado, ni mi entrenamiento ni mi dieta. Nada era diferente, excepto que me sentía muy fatigada.

A.: ¿En esa época ya entrenabas como atleta de alto rendimiento?

B.S.: Sí, en 2011 entrenaba seis días a la semana. Me levantaba, iba a la escuela y luego directamente al entrenamiento. Después de entrenar, volvía a casa y estudiaba. El viernes era mi día de descanso. Era una rutina muy agitada, pero iba muy bien. Sin embargo, de repente todo fue cuesta abajo.

A.: ¿Cómo siguieron las cosas? ¿Sospechabas que podías ser celíaca?

B.S.: No. Estuve yendo y viniendo con varios médicos y haciéndome pruebas de enfermedades tales como fiebre glandular, diabetes, enfermedad de la tiroides, pero ningún médico me sugirió la enfermedad celíaca. La fatiga se mantuvo durante todo 2012.

A.: ¿Y cuándo llegó el diagnóstico?

B.S.: En mayo de 2013 me remitieron a un gastroenterólogo después de explicarles a los médicos locales que me encontraba cada vez peor. El gastroenterólogo recetó una endoscopía y análisis de sangre. Los resultados revelaron que tenía la enfermedad celíaca. ¡Enterarme fue un gran alivio!


A.: ¿Cómo fueron tus resultados deportivos durante esos años de fatiga?

B.S.: Mi objetivo era formar parte del equipo para los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, de modo que todo lo que quería hacer era entrenarme y llegar allí, pero mi cuerpo no me dejaba. Resultó de lo más frustrante.

A.: ¿Se vio afectada tu vida diaria durante esos años previos al diagnóstico?

B.S.: Me obligué a entrenar. No creo haberme perdido una sola sesión; sólo luché y me quejé mucho más de lo que solía hacerlo. Todo se sentía tan duro y sin esperanza. Además mis marcas eran menores a las habituales.

A.: ¿Cómo luchaste contra eso?

B.S.: Mantener mi salud mental bajo control fue una batalla. Me resultó muy difícil mantenerme positiva. Hubo tantas ocasiones en las que quería darme por vencida… pero me encantaba el atletismo desde que tenía cinco años. Ha sido toda mi vida. Esa sensación de clavar un salto, volar por el aire… no hay nada como eso.



A.: Entonces el hecho de que te hayan diagnosticado celíaquía fue en efecto un alivio.

B.S.: Sí, después de mi diagnóstico tenía una mentalidad diferente. Sabía que las cosas mejorarían.

A.: ¿En qué aspectos notaste los beneficios de llevar una dieta sin gluten?

B.S.: Después del diagnóstico, mis actuaciones mejoraron dramáticamente. Superé mi marca personal de salto en largo de 6,60 metros a 7,05 metros, y competí en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 porque estaba saludable y podía sacar el máximo provecho de mi cuerpo.

A.: Sos una atleta de nivel internacional, y estás mucho tiempo fuera de casa. ¿Cómo hacés en tus viajes para seguir la dieta libre de gluten?

B.S.: Llevar una dieta libre de gluten fuera de tu país puede ser muy difícil, especialmente en lugares en los que no se habla inglés y donde no me puedo comunicar muy bien con la gente o leer las etiquetas de los alimentos.

A.: ¿Viajás con comida?

B.S.: Intento llevar conmigo la mayor cantidad posible de alimentos para poder consumir cosas conocidas y no correr el riesgo de enfermarme por la contaminación cruzada. Trato de cocinar la mayor cantidad de comidas que puedo, para asegurarme de que estoy siguiendo una dieta ciento por ciento libre de gluten.

A.: ¿Cómo es tu dieta?

B.S.: En nuestra especialidad, el salto en largo, es importante ser fuerte y potente, pero también debemos mantener un físico delgado ya que tenemos que “levantar” siete metros por el aire. Mi dieta es saludable: mucha fruta, verduras y carnes para proteínas. Ocasionalmente consumo algo de pasta sin gluten o pan, por los carbohidratos.

A.: ¿Hay algún alimento que lamentás no poder comer con esta dieta?

B.S.: Realmente extraño mucho la avena. Antes de mi diagnóstico, comía avena todos los días. En Australia, la avena no está clasificada como libre de gluten.

A.: ¿Qué le recomendarías a un celíaco?

B.S.: Sugeriría que no permitiera que ser celíaco cambie su vida de ninguna manera. Sí, puede ser difícil a veces, pero es importante seguir una dieta libre de gluten debido a los riesgos para la salud que implica no hacerlo. El conocimiento sobre la enfermedad celíaca ha aumentado mucho en los últimos años, y se están creando más productos que hacen que ser celíaco resulte mucho más llevadero.

A.: ¿Podrías decirnos cómo se vive la enfermedad celíaca en Australia?

B.S.: Tenemos una gran cantidad de productos sin gluten en nuestros supermercados, lo que hace que se puedan sustituir los alimentos con gluten por aquello gluten-free sin demasiadas dificultades. También hay muchos restaurantes y cafés que tienen disponible comida sin gluten.

A.: ¿Hay alguna asociación que se encargue de todos los temas referidos a la celiaquía?

B.S.: Sí. La EC en Australia se facilita al contar con una asociación a la que los celíacos pueden unirse. Coeliac Australia ayuda a crear conciencia, aumentar el conocimiento y brindar asistencia con la transición a una dieta libre de gluten. Somos muy afortunados de tener una asociación como ésta.

A.: ¡Muchas gracias, Brooke!

Resultados más importantes

Séptimo puesto en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, 2016.
Quinto puesto en IAAF World Indoor Championships, 2016.
Sexto puesto en IAAF World Championships, 2017.
En 2016 rompió el récord australiano femenino de salto en largo, llegando a los 7,05 metros.

banner-edicion-actual-34.jpg
sabores-sin-tacc-web-marzo-2017.jpg
banner-svelty---aglutenados.jpg
banner_290x80_3.png
banner-schar.jpg
banner_cata.jpg
banner-nutripleno.gif
bannernegocio.png
banner-aglutenados.jpg