GUÍA
ONLINE

Espacio para Profesionales de la Salud

El gluten no es el único culpable: nuevos disparadores de síntomas

Aglutenados entrevistó a Andrea Gónzalez, doctora en Ciencias de la Salud y nutricionista experta en enfermedad celíaca (EC). En su experiencia con pacientes celíacos se encuentra con casos en los cuales la Dieta Libre de Gluten (DLG) se realiza en forma correcta, y sin embargo las personas persisten con síntomas. Andrea nos cuenta cuáles pueden ser las causas y nos habla de los nuevos disparadores de síntomas: ATIs, FODMAPs, histamina, y de la importancia de la microbiota intestinal.

Aglutenados: Andrea, para repasar ya que nunca estaá de más... ¿cuál es el tratamiento que hoy debe seguir un paciente diagnosticado con EC?

Andrea Gonza?lez: El u?nico tratamiento cientificamente probado para la EC es la estricta adherencia a la Dieta Libre de Gluten (DLG) durante toda la vida. Todos los alimentos y medicamentos que contengan gluten deben ser eliminados, ya que pequeñas cantidades, llamadas trazas, pueden ser perjudiciales.

A.: ¡Si!, nos han explicado que incluso una miga de pan puede hacernos daño. ¿Cómo se da la mejora al dejar el gluten? ¿Hay pacientes que siguen experimentando síntomas?
A.G.: En la mayoría de los pacientes adultos, con el cumplimiento estricto del tratamiento se consigue la mejoría de los síntomas aproximadamente a partir de las dos semanas, y la normalización serológica (el análisis de sangre) entre los seis y doce meses. Mientras que la mayor parte de los adultos en tratamiento que cumplen la DLG dejan de experimentar malestares o síntomas, más de un 40 por ciento persiste o presenta reaparición de síntomas.

 

A.: ¿Qué se debe hacer cuando se sigue la DLG y los síntomas persisten?

A.G.: Antes que nada se debe chequear la correcta y estricta adherencia a la DLG. El abordaje para ello es interdisciplinario y presenta distintas estrategias de acuerdo con el caso. Pero resulta esencial una evaluación nutricional estandarizada (ENE) que se base en una entrevista minuciosa realizada por un/a nutricionista experimentado/a.

A.: ¿Y en qué consiste esa evaluación estandarizada?

A.G.: En la utilización de distintos formularios específicos de registro de consumo. El gran desafío es investigar el consumo de trazas, que son las responsables ocultas de la persistencia de síntomas en la mayoría de los casos en adultos.

 

 

A.: Si se comprueba un correcto nivel de adherencia y aún persisten síntomas, ¿qué se debe hacer?
A.G.: Hoy sabemos que existen otros disparadores de síntomas “más allá del gluten”, como los ATIs, que son otras proteínas presentes en el grano de cereales y legumbres. Esto es un hallazgo reciente, y todavía faltan más estudios. Es muy probable también que estas personas tengan otras patologías tales como dispepsia y síndrome de intestino irritable (SII), alergias y/o variadas intolerancias alimentarias, lo que hace necesario excluir otros alimentos o regular su consumo.

A.: Esto es muy interesante porque el celíaco, cuando tiene algún síntoma, lo primero que cree es que consumió algo con gluten...
A.G.: Carolina, esto que decís me da pie para aclarar algo muy importante. No siempre la presencia de síntomas significa presencia de gluten.

 

Y la ausencia de síntomas no signica ausencia de gluten. O sea que puede haber síntomas por otras causas, y no siempre la ingesta inadvertida de gluten denota si?ntomas. Por eso es fundamental realizar una consulta médica con expertos y hacer un correcto seguimiento clínico.

A.: Es primordial, claro. Nos decías que había otros disparadores de síntomas: además de los ATIs, ¿cuáles otros hay?
A.G.: Ha acumulado bastante evidencia científica una teoría llamada FODMAP, la cual propone que algunos carbohidratos específicos presentes en alimentos no son bien digeridos y producen los síntomas más frecuentes, como distensión, gases, dolor y diarrea. Estos carbohidratos1 son fermentados por las bacterias intestinales.

A.: Seguramente se encuentren entre estos alimentos muchos que son saludables y ricos en nutrientes, ¿está bien excluirlos de la dieta?
A.G.: La exclusión se utiliza como estrategia alimentaria de corto plazo en el SII.2 Se plantea una fase de exclusión inicial y luego una fase de reintroducción de alimentos, gradual, pautada y personalizada. Sin duda, la educación alimentaria es la base de este proceso.

A.: ¿Existen otros disparadores de síntomas? En nuestras charlas previas mencionaste la histamina, ¿queé es y qué puede producirnos?
A.G.: La histamina es una molécula importante tanto del sistema inmunológico como del sistema neurológico, y está implicada en el proceso

de inflamación. Además es un componente natural de muchos alimentos. Cuando se produce una acumulación de histamina en el cuerpo, aparecen síntomas gastrointestinales y varios otros, como cefalea.

A.: ¿Los celíacos podemos tener mayor propensión a lidiar con ese problema?

A.G.: La intolerancia a la histamina parece darse más frecuentemente cuando hay de base una disfunción gastrointestinal. Los alimentos con alto contenido de 

histamina necesitan ser excluidos. También incide el grado de maduración y procesamiento entre otros factores a tener en cuenta.

A.: Andrea, ¿algo más que quisieras agregar?
A.G.: Si, resaltar las nuevas evidencias científicas que le otorgan un papel clave a nuestra microbiota intestinal. Parece que somos lo que nuestras bacterias comen.

 

_____________________________________________________________________________________________

 

1 Se incluyen en esta lista la lactosa (“azúcar de la leche”), el exceso de fructosa (“azúcar de las frutas”, con preponderancia en pera y manzana, también presente en la miel y como agregado alimentario a través del jarabe de maíz de alta fructosa, JMAF). También alcoholes de azúcares (edulcorantes arti ficiales, hongos, coliflor, entre otros), los fructanos (algunos ejemplos: en el mismo trigo, cebollas, ajo) y galactanos (mayormente en legumbres).

2 Síndrome de Intestino Irritable.
3 Alimentos fermentados, curados, enlatados, pescados, diferentes hortalizas y frutas, entre otros.

 

 

 


Copyright © 2021 Aglutenados