GUÍA
ONLINE

Novedad

Nueva Tarjeta Social en Tucumán Exclusiva para personas sin obra social

Durante los primeros días de agosto, desde el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Tucumán, pusieron en marcha un proyecto focalizado en las personas celíacas en condición de vulnerabilidad.

Desde Aglutenados entrevistamos al doctor Francisco Navarro, encargado de la Secretaría de Articulación Territorial del Ministerio de Desarrollo Social de Tucumán. Navarro nos cuenta que la iniciativa surgió en conjunto con el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, y el gobernador de la provincia, Juan Luis Manzur, ex ministro de Salud de la nación; ambos estuvieron presentes en la legislación de la Ley Celíaca Nacional. Una política que se articula también con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, con Daniel Arroyo.

 

 

Dicha iniciativa consiste en la distribución de una tarjeta a celíacos sin obra social, a la cual se le acreditan 3000 pesos cada mes. Es la primera experiencia en la Argentina, y se trata de una prueba piloto de seis meses en la que se evaluará cómo funciona esta política pública. Se trabaja en conjunto con la Caja Popular de Ahorros de la provincia, que es la garante financiera para la emisión del plástico.

 

La idea fue tomada de las Tarjetas Alimentar, las cuales se entregan a aquellos que cobran la AUH a nivel nacional y son exclusivas para comprar alimentos. Las tarjetas sin tacc son de débito y no se pueden usar para extraer dinero ni para comprar bebidas alcohólicas; son exclusivamente para comprar alimentos. No tienen costo y el dinero no vence, es decir, se puede acumular para el siguiente mes. Del día 1 al 10 de cada mes se acreditan los 3000 pesos en cada tarjeta, y el celíaco decide cómo administrar ese dinero.

 

El programa de entrega de premezclas que regía antes para celíacos constaba de una entrega mensual de alimentos sin tacc (premezclas, sobre todo) que el Ministerio de Desarrollo Social de la nación repartía una vez por mes a cada provincia. El secretario Navarro nos cuenta que hace tiempo que esta modalidad no estaba funcionando con normalidad, y había una necesidad y cierta urgencia de involucrarse en una política de seguridad alimenticia en relación con la celiaquía.

 

Entregar dinero en lugar de premezclas implica dar libertad a los celíacos en la elección, autonomía para decidir qué consumir y dónde comprar. La tarjeta está habilitada para comprar en cualquier comercio, verdulería, carnicería, supermercado, etc. Esto hace posible que puedan acceder a una dieta variada y con mejor calidad nutricional.

 

Para obtener la tarjeta se deben presentar estudios médicos, certificado de biopsia y/o análisis clínicos que corroboren la enfermedad, negativa de la ANSES y fotocopia del DNI. Este padrón de celíacos que ya tenía Tucumán consta de 978 beneficiarios, y ya se ha entregado casi la totalidad de las tarjetas. Si alguien no está en el padrón y se quiere sumar, puede hacerlo completando los requisitos. De todas maneras, se sumarán nuevos beneficiarios luego de la prueba piloto y su evaluación.

 

El secretario de Desarrollo Social menciona como tema relevante el seguimiento de precios en los comercios. Es algo que van a controlar.

 

Con respecto a la idea de que se extienda este programa en otras provincias, Navarro nos comenta: “La verdad es que lo que yo entiendo es que se va a implementar en otras provincias también. Creemos que este proyecto va a ser exitoso. Pero tenemos que cuidar ese éxito con mucha responsabilidad. Las políticas públicas deben ser de largo plazo”.

 

Por Camila Romanazzi

Estudiante Lic. en Ciencias de la Comunicación Social UBA

 


Copyright © 2020 Aglutenados